Ligamento cruzado anterior y recuperación.

La rotura del ligamento cruzado anterior(LCA) es una de las lesiones más problemáticas y frecuentes del fútbol.

La rotura del ligamento cruzado anterior supera en gravedad a otras lesiones relacionadas con el fútbol. Es la lesión más frecuente después del esguince de tobillo. Su lesión puede afectar a cartílago, menísco, hueso o cápsula articular.

Mecanismo de lesión del ligamento.

Los principales movimientos que predisponen a la lesión son los saltos y los giros principalmente. Puede ocurrir por el traumatismo directo de alta energía en cara lateral de la rodilla. Pero en la mayoría de los casos se debe a frenar o cambiar bruscamente la dirección de la pierna mientras el pie está fijado en el suelo (botas de tacos a veces son causantes) forzando la rotación lateral o torsión en valgo de la rodilla.

Signos para identificar la rotura.

La resonancia magnética (RM) es el método de imagen de elección para el diagnóstico de lesiones del LCA, permitiendo descartar además, lesiones asociadas de ligamentos, meniscos, cartílagos y estructura ósea.

El primer síntoma es dolor intenso que impide continuar la actividad deportiva. Inseguridad o inestabilidad para caminar. Muchas veces el paciente siente o escucha un chasquido o crujido.

Posteriormente se aprecia inflamación y hasta derrame articular si es severo.

La intensidad de los síntomas irán en relación con la severidad del daño.

Inmediatamente después de la lesión del ligamento.

Es necesario aplicar frío local, reposo, elevación de la extremidad, inmovilizar mediante vendaje y tomar antiinflamatorio o analgésico.

Clínica de fisioterapia Aguilar de la Fisioterapia

Clasificación de los esguinces.

Esguince de grado 1: se trata de una lesión leve. En este caso, aunque el ligamento esté afectado, podrá mantener su función de estabilización de la rodilla.
Esguince de grado 2: en este caso, el ligamento se rompe parcialmente.
Esguince de grado 3: en este caso, el ligamento se rompe por completo, lo que causa la desestabilización de la rodilla.

Tratamiento del ligamento cruzado anterior.

En la FASE 1 el médico y fisioterapeuta se marcarán como objetivo disminuir el dolor, controlar el proceso inflamatorio, mejorar el tono muscular y la movilidad articular entre otros. Siempre procurando que la cicatrización del tejido ligamentoso se realice de la manera más eficaz y con la mayor calidad posible.

En la FASE 2 se introduce a la rehabilitación la readaptación del paciente a la actividad normal de su vida diaria y se incorporan ejercicios indicador y relacionados con la actividad deportiva que realizaba previo a la lesión. En muchas ocasiones se coordina fisioterapeuta con el readaptador físico. Aquí prima el trabajo propioceptivo, que será determinante para dar estabilidad a la articulación y evitar la recaída de la lesión.



Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.